viernes, 20 de febrero de 2015

Croquetas de jamón y pollo.



Abrimos el blog con una receta de las que llamamos de aprovechamiento. Ideal para aquellos/as que no tienen tiempo en la cocina y echamos mano de las  salvadoras croquetas.
Yo siempre tengo en el congelador para esas cenas que no tienes ganas de cocinar tras una jornada dura o simplemente para los incondicionales de estas.
Las croquetas de hoy son de pollo y de jamón, una mezcla que enamora el paladar.
Espero que os gusten.

Ingredientes:

       Pollo restante( un muslo con su contra muslo) y un trozo de jamón de un día que hagamos cocido.
       Media cebolla.
       Dos cucharadas de harina de trigo.
       Una cucharadita de harina de maíz.
       Aceite de oliva.
       Media tacita de caldo de cocido.
       Sal y pimienta
       Medio litro de leche.
       Nuez moscada.
       Pan rallado y un huevo para empanar.
        

Modo de elaboración:

       Desmenuzamos muy bien el jamón y la carne la hacemos trocitos muy pequeños.
       Cortamos la cebolla muy finita.
       Doramos la cebolla a fuego lento hasta que este totalmente doradita.
       A continuación pochamos la carne y el jamón picados.
       Salpimentamos y doramos a fuego lento.
       Echamos en un lado de la sartén la harina y le damos varias vueltas y lo mezclamos bien con el aceite que tiene la sartén (esto es para que la harina se cueza y no sepa luego a crudo).
       Vamos añadiendo la leche poco a poco, a ser posible templada. Yo suelo echar en esta leche una cucharadita de harina de maíz porque me gusta la textura que deja en la bechamel.
       Añadir junto a la leche el caldo ( opcional).
       Removemos bien hasta conseguir una textura de papilla.
       Añadimos la nuez moscada y si es necesario la probamos para ver como están de sal.
       Apartar del fuego y dejar enfriar en un recipiente. Yo suelo dejarlas una noche en el frigo para que se asienten los sabores.

       Hacer las bolas y rebozarlas en huevo batido y pan rallado.

       Freír en aceite bien caliente.

Trucos
       Después de empanar las croquetas yo las dejo en el congelador al menos 24 horas antes de freír.

sábado, 31 de enero de 2015

Fiestas de la Candelaria y San Blas



Hoy el post que os traigo no se trata de una receta sino de una de las fiestas más populares de la capital murciana; me estoy refiriendo a las fiestas de la Candelaria y San Blas del castizo barrio de Santa Eulalia.
Esta zona acogió el barrio judío de Murcia durante la Edad Media y por sus calles entró Jaime I de Aragón por la que hoy conocemos como la Puerta de Orihuela.
Hoy en día todavía se respira ese encanto medieval por sus angostas calles, rodeadas de antiguas tascas y bares que son de visita obligatoria si vienes a la capital del Segura.
En la huerta de Murcia todavía sigue la tradición de invocar a San Blas cuando alguien tose o simplemente se atraganta, ¡San Blas!, ¡San Blas! Pues  este barrio  celebra esta semana la festividad de la Candelaria (2 de Febrero ) y la del santo (3 de febrero).
Miles de murcianos desde tiempos antiguos se acercan a estas fiestas donde se mezcla la tradición con la religiosidad.

¿Qué murciano no ha sido llevado por su madre o por su abuela a esta fiesta para ponerles las famosas  velas y comprar sus sanblases?. Yo soy una de esos murcianicos que ha seguido con la tradición de ir a Santa Eulalia y continuo con el mismo ritual de generaciones atrás de comprar mi sanblas y regalarlo a los peques de la casa .

Junto a los puestos de los famosos sanblases(  pequeñas terracotas con la imagen de san Blas o de un ángel que la tradición dice que hay que colgar de las camas o cunas de los niños), nos encontramos con puestos de cascaruja* y golosinas varias que hacen las delicias de los peques . Tampoco podemos olvidar los famosos panecillos de san Blas que se venden en la puerta de la iglesia.

Espero haber llevado un poco de la tradición de mi tierra y que os haya gustado. Por cierto las fotos que acompañan este post son de mi amigo Mariano Egea.

*Cascaruja: Por la influencia del panocho. Antiguamente se le decía un pañuelo pero la gente en panocho pasó a llamarle cascaruja. Desde Albacete hacia arriba se le denomina revuelto, solo en Murcia se le llama así. Es un revuelto en proporciones iguales de almendras, avellanas finas, garbanzos torraos, cacahuetes con cáscara y panchitos.


martes, 6 de enero de 2015

Turrón de trufa al whisky



Hoy día de Reyes cuando todos los niños y los no tan niños están abriendo sus regalos, os dejo mi regalo en forma de receta; es un delicioso postre.
Se trata de un turrón de trufa al whisky que os encantará. La receta sirve también para realizar bombones, todo dependerá de vuestros gustos.
En caso que no tengáis molde de silicona para turrón, se puede hacer también como os indique con el turrón de chocolate.
Espero que os guste y Feliz Día de Reyes.

Ingredientes:

       250 gr de chocolate  de postres  Valor al 70%.
       150 gr de chocolate con leche.
       80 ml de nata para montar.
       50 gr de azúcar glass.
       40 ml de whisky.
       40 gr. de manteca de cerdo.

Elaboración:
       Derretimos al baño maría 100 gr de chocolate al 70% y cubrimos el molde para crear la primera capa y lo metemos en la nevera. Reservamos un poco de chocolate para la base.

       En un cazo ponemos la nata, el azúcar, la manteca y el licor y le damos vueltas hasta que se ponga a hervir y este todo bien mezclado.
       A continuación añadimos el chocolate con leche y los 150 gr de chocolate de postres que nos queda.
       Derretimos el chocolate fuera del fuego y los vamos poniendo en el fuego al mínimo ( el 1 en la Vitro) hasta que consigamos que este todo derretido.
       Dejamos enfriar a temperatura ambiente durante unos minutos y cuando no este muy espeso lo echamos al molde.
       Metemos  en la nevera hasta que este un poco duro.
       Ahora con el chocolate sobrante del principio (lo calentamos otra vez) añadimos una base sobre la trufa ya fría y alisamos con una espátula y  de nuevo al frigorífico.
       Desmoldar con cuidado.


Trucos:

       Usar chocolate de confianza porque algunas marcas blancas os pueden arruinar el postre.
       Si es posible la azúcar glass comprarla porque la consistencia de la de casa no es igual.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Mantecados



Los mantecados que hoy os dejo los hice con mi hermana en su casa y era la primera vez que los hacíamos pero no salimos muy contentas con el resultado pero he cambiado las cantidades y a la segunda han salido perfectos.
Aquí en Murcia es típico hacerlos con almendra pero como veis en la receta esto no llevan almendra molida y se hacen en un momento.
A nosotros nos salieron dos bandejas de horno pero ese depende de lo grande que sean los moldes.
A continuación os dejo la historia de los mantecados que he encontrado por Internet.

El mantecado es un dulce típico de la repostería española, caracterizado por ser amasado con manteca de cerdo y consumido en cualquier época del año, especialmente en Navidad
Su origen es andaluz, unos dicen que de Antequera y otros de Estepa. Su popularidad se ha extendido a otras regiones de España, en las que se elaboran mantecados de calidad como en Toledo o en la provincia de Valladolid, especialmente los de Portillo y Tordesillas.
El origen del mantecado data del siglo XVI propiciado por el excedente de cereales y manteca de lechón que se daba en esta parte de Andalucía. Unos dicen que en Estepa y otros en Antequera.  Todo apunta a que fue Antequera donde se elaboró la originaria receta del mantecado.




Espero que os gusten.



Ingredientes:

       2 huevos.
       250 gr. de manteca de cerdo.
       200 de azúcar.
       ½ kg de harina.
       Raspadura de limón.
       1 cucharadita de canela en polvo.

Modo de elaboración:

       Precalentamos el horno sin aire a 180º.
       Batimos la manteca bien y añadimos el azúcar poco a poco.
       A continuación la raspadura de limón y los dos huevos.
       Vamos añadiendo la harina tamizada poco a poco y vamos amasando.
       Con un rodillo extendemos la masa y con la ayuda de un molde vamos haciendo las figuritas.

       Colocamos en una bandeja  con un papel de horno y los vamos situando (no debes pegarlos).

       Añadimos un poco de azúcar por encima y al horno durante 15/20 minutos y cuando estén doraditos sacarlos.
       Espolvorear canela por encima.