domingo, 5 de abril de 2015

Guiso de Trigo



Ya son las fiestas de Primavera y los ventorrillos o como nosotros les llamamos, barracas, están día y noche sirviendo comidas y cenas de la gastronomía murciana. Pues uno de esos guisos que se van a servir en las barracas es esta receta aunque aquí en Murcia es tradicional comerla en Jueves Santo.
En los supermercados lo venden ya limpio y es de la marca Nomen y en 10 minutos está listo sino lo encuentras supongo que no será difícil de encontrar.
Yo os pongo la receta si lo compráis sin limpiar.

Ingredientes:

       ½ kg de trigo.
       250 gr de garbanzos.
       2/3 patatas medianas.
       Un trozo de calabaza totanera.
       ¼ de judías verdes( alcachofas y guisantes son opcionales).
       1 cebolla.
       1 tomate maduro.
       Hierba buena.
       Azafrán de hebra.
       Pimentón
       Un diente de ajo.
       Sal y aceite de oliva.

Modo de elaboración:

       Se limpia de impurezas y se tiene 2 días a remojo ( se le cambia el agua todos los días).
       El día anterior al guiso se hierve y se deja tapado hasta la elaboración de la receta.
       Echamos agua nueva y cocemos el trigo durante una hora.
       Preparamos un sofrito de tomate y cebolla y fuera del fuego le añadimos un poco de pimentón.
       Añadimos la calabaza, cortada en trozos, los garbanzos que habremos tenido en remojo la noche antes y las judías.
       Ponemos las patatas cortadas a trozos junto a unas hebras de azafrán.
       En un mortero machacamos el ajo y se lo añadimos a la olla junto a la sal y la hierbabuena.
       Cocemos a fuego lento durante 20 minutos.
       Listo para servir.

Trucos:

       Puedes adelantar si los garbanzos son de bote; si lo son lávalos muy bien.
       Las hebras de azafrán desprenderán más sabor si las tuestas un poco dentro de un papel de aluminio.
       Yo desde que descubrí el trigo ya limpio que venden adelanto mucho de tiempo.
       Puedes adelantar la cocción si usas una olla Express.
       Se pone a remojo el trigo para que suelte todas las cáscaras.

jueves, 12 de marzo de 2015

Asado de pollo al estilo de Murcia



Típico plato en muchas mesas durante los fines de semana  ya que durante la semana hay veces que nos da pereza liarnos en una receta que nos lleva un tiempo pero que es muy fácil.
Es un simple pollo asado que lo variamos añadiendo otros ingredientes tan usuales en cualquier asado.
Yo esta receta la he  ido cambiando con el paso del tiempo y se ha quedado así.

Ingredientes:
       Un pollo cortado en trozos y deshuesado.
       Media cebolla.
       Un limón.
       4 patatas medianas.
       2 dientes de ajo.
       Una pastilla de caldo concentrado.
       1 vaso y medio de agua.
       Un chorrito de brandy.
       Sal y pimienta.
       Tomillo.
        Chorrito de aceite de oliva.

Modo de elaboración:

       Repasamos bien el pollo y vemos que no tenga ninguna plumita.
       Precalentamos el horno a 180º.
       Cortamos las patatas en trozos (alargadas).
       Partimos la cebolla en trozos pequeños, no importa el tamaño porque lo que nos interesa es el sabor que deja en el asado. Si quieres también puedes añadirle un tomate partido.
       Añadimos el zumo del limón por la carne y que se empape por todas las partes (arriba y abajo del pollo).Ahora salpimentamos.
       Colocamos el pollo en una bandeja y en los huecos ponemos las patatas y la cebolla.
       Añadimos el ajo fileteado y una pizca de tomillo por encima  de las patatas y la carne.
       Finalmente ponemos un chorrito de aceite de oliva por encima de todos los ingredientes. Metemos al horno durante 50 minutos.
       Pasados 30 minutos añadimos la pastilla de carne con el brandy.



Trucos:
       No variar la temperatura del horno.
       Hay veces que también añado un poquito de manteca de cerdo encima de la carne porque me gusta el sabor que deja.
       Si no tienes brandy puedes añadir vino blanco.

lunes, 2 de marzo de 2015

Leche frita



Esta vez nos toca un postre  muy sencillito y que en casi todas las casas nuestras madres han realizado.
En algunos lugares se asocia esta receta a las típicas de Semana Santa pero yo lo he consumido todo el año y está en la carta de muchos restaurantes.
Esta receta se puede hacer sin huevo pues yo la hacía sin él pero la cremosidad que le da este es muy rica al paladar.

Ingredientes:

       1 litro de leche entera.
       200 gr de azúcar.
       175 gr. de harina de maíz.
       3 huevos.
       Raspadura de limón y naranja.
       Canela en rama.
       Azúcar y canela en polvo para rebozar.
       Harina de trigo.
       Aceite de oliva.

Modo de elaboración:

       Calentamos la leche menos un vaso que reservamos con la raspadura y la canela en rama.
       Mientras se calienta la leche, batimos los huevos muy bien.
       Añadimos a los huevos batidos el azúcar y removemos bien hasta que se disuelva. A continuación echamos la harina de maíz y para que se pueda batir bien le añadimos un vaso de leche.
       Batir muy bien la mezcla y si es necesario usar la batidora para evitar grumos.
       Cuando la leche se haya calentado, tapamos con un film para que infusione y se quede el sabor de la canela y los cítricos.

       Colamos la leche y juntamos la leche colada con la mezcla de los huevos.
       Vamos removiendo sin dejar de parar a fuego medio –bajo.
       Ira espesando poco a poco hasta obtener una papilla consistente.
       Cuando haya  espesado, verter en un recipiente untado en mantequilla o en su defecto forrado con un film.

       Dejamos reposar un par de horas en el frigo.

       Desmoldamos y cortamos a trozos.

    • Previamente freímos una corteza de limón para que se quede el sabor en el aceite. Retirar cuando este dorada.

       Lo rebozamos en harina (una capa fina) y las freímos en una sartén (simplemente dorarlas).

       Finalmente rebozarlas con azúcar y canela.


Trucos:
       Yo dejo reposar la masa toda una noche.

       Para que no haga costra la masa, la tapo con un film de plástico.
       Cuando la mezcla haya espesado, darle un par de vueltas más en la olla para que no eche sabor a la harina. Lo bueno de la Maizena es que cuando espesa no endurece la masa si se pasa.
       En algunos sitios le añaden un poco de licor 43 a la mezcla.
       Acompañar con un poco de helado .

viernes, 20 de febrero de 2015

Croquetas de jamón y pollo.



Abrimos el blog con una receta de las que llamamos de aprovechamiento. Ideal para aquellos/as que no tienen tiempo en la cocina y echamos mano de las  salvadoras croquetas.
Yo siempre tengo en el congelador para esas cenas que no tienes ganas de cocinar tras una jornada dura o simplemente para los incondicionales de estas.
Las croquetas de hoy son de pollo y de jamón, una mezcla que enamora el paladar.
Espero que os gusten.

Ingredientes:

       Pollo restante( un muslo con su contra muslo) y un trozo de jamón de un día que hagamos cocido.
       Media cebolla.
       Dos cucharadas de harina de trigo.
       Una cucharadita de harina de maíz.
       Aceite de oliva.
       Media tacita de caldo de cocido.
       Sal y pimienta
       Medio litro de leche.
       Nuez moscada.
       Pan rallado y un huevo para empanar.
        

Modo de elaboración:

       Desmenuzamos muy bien el jamón y la carne la hacemos trocitos muy pequeños.
       Cortamos la cebolla muy finita.
       Doramos la cebolla a fuego lento hasta que este totalmente doradita.
       A continuación pochamos la carne y el jamón picados.
       Salpimentamos y doramos a fuego lento.
       Echamos en un lado de la sartén la harina y le damos varias vueltas y lo mezclamos bien con el aceite que tiene la sartén (esto es para que la harina se cueza y no sepa luego a crudo).
       Vamos añadiendo la leche poco a poco, a ser posible templada. Yo suelo echar en esta leche una cucharadita de harina de maíz porque me gusta la textura que deja en la bechamel.
       Añadir junto a la leche el caldo ( opcional).
       Removemos bien hasta conseguir una textura de papilla.
       Añadimos la nuez moscada y si es necesario la probamos para ver como están de sal.
       Apartar del fuego y dejar enfriar en un recipiente. Yo suelo dejarlas una noche en el frigo para que se asienten los sabores.

       Hacer las bolas y rebozarlas en huevo batido y pan rallado.

       Freír en aceite bien caliente.

Trucos
       Después de empanar las croquetas yo las dejo en el congelador al menos 24 horas antes de freír.

sábado, 31 de enero de 2015

Fiestas de la Candelaria y San Blas



Hoy el post que os traigo no se trata de una receta sino de una de las fiestas más populares de la capital murciana; me estoy refiriendo a las fiestas de la Candelaria y San Blas del castizo barrio de Santa Eulalia.
Esta zona acogió el barrio judío de Murcia durante la Edad Media y por sus calles entró Jaime I de Aragón por la que hoy conocemos como la Puerta de Orihuela.
Hoy en día todavía se respira ese encanto medieval por sus angostas calles, rodeadas de antiguas tascas y bares que son de visita obligatoria si vienes a la capital del Segura.
En la huerta de Murcia todavía sigue la tradición de invocar a San Blas cuando alguien tose o simplemente se atraganta, ¡San Blas!, ¡San Blas! Pues  este barrio  celebra esta semana la festividad de la Candelaria (2 de Febrero ) y la del santo (3 de febrero).
Miles de murcianos desde tiempos antiguos se acercan a estas fiestas donde se mezcla la tradición con la religiosidad.

¿Qué murciano no ha sido llevado por su madre o por su abuela a esta fiesta para ponerles las famosas  velas y comprar sus sanblases?. Yo soy una de esos murcianicos que ha seguido con la tradición de ir a Santa Eulalia y continuo con el mismo ritual de generaciones atrás de comprar mi sanblas y regalarlo a los peques de la casa .

Junto a los puestos de los famosos sanblases(  pequeñas terracotas con la imagen de san Blas o de un ángel que la tradición dice que hay que colgar de las camas o cunas de los niños), nos encontramos con puestos de cascaruja* y golosinas varias que hacen las delicias de los peques . Tampoco podemos olvidar los famosos panecillos de san Blas que se venden en la puerta de la iglesia.

Espero haber llevado un poco de la tradición de mi tierra y que os haya gustado. Por cierto las fotos que acompañan este post son de mi amigo Mariano Egea.

*Cascaruja: Por la influencia del panocho. Antiguamente se le decía un pañuelo pero la gente en panocho pasó a llamarle cascaruja. Desde Albacete hacia arriba se le denomina revuelto, solo en Murcia se le llama así. Es un revuelto en proporciones iguales de almendras, avellanas finas, garbanzos torraos, cacahuetes con cáscara y panchitos.