lunes, 18 de julio de 2011

Guindillas en agua sal.


Desde que era una “nana” el picante siempre ha estado presente en nuestra mesa. Mi padre, gran aficionado a los encurtidos, siempre acompaña sus platos con encurtidos de la tierra y caseros. De ahí nació mi gusto por el picante.
Las guindillas son muy comunes en las barras de los bares españoles y son muy famosas las llamadas “Gildas” que un día las colgaremos aquí.
Está demostrado que comer algo picante antes de las comidas, estimula la digestión.
Ahora os enseñaré como hago yo las guindillas en agua sal; el picante no lo pongo yo lo pone la naturaleza jajjaja.


Ingredientes:
       Guindillas
       Agua
       Vinagre
       Sal

Modo de elaboración:
1.      Seleccionamos un bote de cristal que tengamos en casa. Si son de cierre hermético mejor (el de la foto lo compré en IKEA).

2.      Llenar de agua el bote hasta la mitad (no más porque cuando pones las guindillas sube el nivel de agua).
3.      Añadir sal y remover (el truco de la cantidad de sal está cuando pones un huevo en el bote y flota).
4.      Rellenar con las guindillas.
5.      Cuando este rellenado, completar con agua el resto, dejando un dedo que rellenaremos de vinagre.
6.      Cerrar y dejar 7 días.
7.      Controlar el nivel de agua a los días posteriores porque las guindillas absorben  la mezcla de agua, sal y vinagre.


Trucos
       Añadir más vinagre o menos depende de nuestro gusto. Hay gente que le echa poco vinagre porque no le gustan fuertes, eso depende de vuestro paladar.

Yo siempre le echo un dedo de vinagre, dependiendo del recipiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada