lunes, 12 de septiembre de 2011

Magdalenas de Naranja.

Si hay algo que no perdono es el desayuno de la mañana. Por motivos laborales suelo desayunar dos veces pero el desayuno es sagrado porque sino no soy persona y hasta mis alumnos lo notan ( angelicos mis sufridores jajaja).
Bueno a lo que iba, hoy nos toca magdalenas, he mirado tropecientas mil recetas de magdalenas y la que más me ha gustado son las de Webos Fritos ( por cierto en esta web está la receta en video) . Las primeras salieron riquísimas pero un accidente con el horno me chafaron mi estreno. Pero las segundas y rectificando el horno salieron de escándalo.
Ya sabéis, animaros y sorprender al personal con estas riquísimas magdalenas en el desayuno o como merienda con una buena onza de chocolate.

Ingredientes para 18 magdalenas:
       50 gramos de zumo de naranja ( media naranja)
       Ralladura de  una naranja.
       200 gramos de huevos ( los pesáis y calculáis sin cáscara) más o menos 4 huevos pequeños.
       200 gramos de aceite de oliva.
       200 gramos de azúcar.
       220 gramos de harina de repostería.
       Una pizca de sal.
       1 sobre de levadura Royal.

Modo de elaboración:

       Batir con unas varillas los huevos, el azúcar y el zumo durante seis minutos hasta que la mezcla este un poco blanca.
       Añadir el aceite poco a poco batiendo bien.
       Añadir la harina (tamizada) poco a poco junto a la sal, la levadura. Mezclar con cuidado hasta que todo se mezcle bien.
       Añadir la ralladura de la naranja y mezclar con cuidado (No batir).
       Rellenamos los moldes de papel (más o menos a falta de un dedo del tope)   porque sino se desbordaran y las metemos en el frigorífico durante media hora.
       Cuando haya pasado el tiempo le echamos el azúcar por encima a las magdalenas.
       Precalentar antes el horno a 190º durante siete minutos y cuando metamos las magdalenas lo bajamos a 180/170º durante 10 minutos.









Trucos:
       Yo meto los moldes de papel dentro de flaneras o moldes de silicona para que así suban mejor ya que con el papel solo no suben tanto.
       Al batir los huevos al principio el recipiente debe estar caliente; en el verano no hay problema pero en el invierno lávalo antes con agua caliente.
       La temperatura del horno  varía según cada horno. El mío es muy fuerte y tengo que bajar la temperatura pero hay hornos muy flojos que precalientan a 200º o 220º y luego bajan al meterlas.
       El tiempo debéis vigilarlo, esto es como un bizcocho. Cuando se doren le metéis un palillo y veis que están y fuera porque sino se os quemará la base.
       Se pueden variar de sabor o relleno pero debéis respetar las medidas exactas.
       El peso de los  huevos aunque parezca una tontería en repostería es muy importante. No os saltéis este detalle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada